Recurso extraordinario de unificación jurisprudencial a propósito del proyecto de reforma al código de procedimiento administrativo y de lo contencioso administrativo.

Conforme entraba en vigencia la Ley 1437 de 2011, igualmente se decantaba una nueva realidad procesal, y sustancial en esta jurisdicción.

El nuevo recurso, y sus condicionantes eliminaban en teoría las llamadas “tesis del Despacho” con las cuales aún bajo la mínima argumentación se apartaban tribunales y juzgados de precedentes obligatorios en materia contenciosa administrativa.

En este sentido, el mismo artículo 257 del CPACA, al establecer la procedencia del recurso, limita su interposición a sentencias de única y segunda instancia proferidas por los Tribunales Administrativos, con lo cual cercena la posibilidad de materializar uno de los propósitos de la citada ley, como es la unificación de decisiones y la reparación de agravios, como se pasa a explicar.

Aun tratándose de limitantes por la cuantía y por la instancia, se encuentra que depende el recurso extraordinario, incluso, de uno inferior como es el de apelación, si se detiene la lectura detallada del artículo 257.

Es decir, si lo que se busca es la verdadera realizacion de garantías, se contradice el recurso a juicio de este servidor, si se encuadra solo a una determinada instancia, se da a pensar que las demás decisiones que no reúnan los requisitos de procedencia, están exentas de caer en yerros sustantivos o formales, lo cual es a todas luces ilógico.

Si se trata de reparar agravios, deberá entonces ampliarse a toda decisión la procedencia del recurso. Tómese el caso de una sentencia de juzgado administrativo, proferida en trámite de única instancia, que contenga errores y vulnere garantías.

Según la letra del artículo 257, no tendrá más que hacer el afectado en términos procesales, además bajo el presupuesto de ser humano el juez de causa, y no exento de errar al decidir, pero cercenando esta oportunidad de recomposición de las decisiones por el superior.

En caso, que llamaríamos sui generis, el TCA  de Cundinamarca, en auto de 21 de abril de 2016, trata el tema, y decide en un proceso de reparación directa entre sus considerandos que “…Así las cosas, el aparte subrayado del artículo 257 del CPACA desconoce los derechos: a la igualdad (art. 13, C.N.) al debido proceso (art. 29 C.N.) acceso a la administración de justicia(9) (art. 229 C.N.(10)) tornándose inconstitucional la normativa; y por ende, se debe entender, que el recurso extraordinario de unificación de jurisprudencia procede contra cualquier sentencia ejecutoriada…” .

En esta vía espero como litigante en  asuntos administrativos, y como ciudadano que puede verse afectado por decisiones equívocas, sea tenido en cuenta el punto de vista expresado por el Tribunal en referencia, en aras de concretar los fines para los cuales fue consagrado el recurso que aquí se trata.

Por: Mario Javier Soleiman.

Dejar un comentario