La prescripción de impuestos y multas como alivio a deudores morosos del estado.

Colombia es un Estado Social de Derecho sometido al imperio de la ley, sin importar  que esta pueda, en algunos casos, no ser favorable a los intereses económicos de la Nación.

Teniendo en cuenta esto, la Constitución Política Colombiana en su artículo 28 dice que no hay penas ni medidas imprescriptibles, esto sumado a la aclaración de la Corte Constitucional que por medio de la sentencia C-240 de 1994, dijo que el artículo constitucional antes mencionado aplica a cualquier situación administrativa, con lo cual queda abierta la puerta de la prescripción como manera de extinguir las deudas adquiridas por particulares con el Estado en razón de impuestos  y/o multas;

Todo lo anterior es muy interesante, pero lo que realmente importa a los ciudadanos es la forma en la cual se pueda aplicar las prescripciones.

En primer lugar, es necesario presentar un derecho de petición, como requisito de procedibilidad que se presenta a la autoridad administrativa, solicitando la eliminación  de la deuda en las bases de datos de dicha entidad.

Si la pretensión es negada, esto no debe ser motivo para desistir del interés planteado. Ante la negativa existen dos posibles caminos para actuar: el primero  sería presentar demanda contenciosa administrativa contra la Entidad, procedimiento que requiere de abogado titulado.

La segunda alternativa, es presentar una acción constitucional por violación al debido proceso.

Téngase en cuenta que cuando inicia cobro coactivo, la Entidad podrá hacer efectivo el embargo y secuestro de cuentas bancarias y/o bienes o inmuebles, por lo que contar con la asesoría de un abogado es fundamental.

Por Andres Felipe Marin Zapata

Dejar un comentario